El 23 de diciem­bre com­par­tía­mos la pos­tal de feli­ci­ta­ción de Navidad…el día siguien­te tenía­mos muy malas noti­cias. Como sabéis, en el CRPL, Lwi­ro Pri­ma­tes lle­van sema­nas luchan­do con­tra una fuer­te infec­ción res­pi­ra­to­ria de ori­gen víri­ca que ha afec­ta­do a muchos de los chim­pan­cés. Es fre­cuen­te que en estas fechas, los virus se ceben tan­to en los ani­ma­les como en los huma­nos en la zona de Lwi­ro. Pero este año el virus ha sido tan fuer­te que ha habi­do 7 chim­pan­cés en esta­do crí­ti­co y ha pro­vo­ca­do una lucha incan­sa­ble de todo el equi­po para curar­los (guar­dias, anes­te­sias, tra­ta­mien­tos,…)

Lamen­ta­ble­men­te, y a pesar de haber­la deja­do ya atrás…tenemos que anun­ciar la muer­te del peque­ño “Garam­ba”, que lle­gó en 2015 tras la pér­di­da de su madre a manos de los fur­ti­vos en la zona del Garam­ba Natio­nal Park. Ha sido siem­pre un ani­mal muy noble, que evi­ta­ba los con­flic­tos y daba sopor­te a otros peque­ños. Está sien­do muy año­ra­do por todos, chim­pan­cés y huma­nos.

Des­de SOS Pri­ma­tes envia­mos un afec­tuo­so salu­do a todo el equi­po, agra­de­ce­mos su enor­me esfuer­zo, al igual que a todos los que habéis hecho apor­ta­cio­nes extras para ayu­dar en los tra­ta­mien­tos pro­duc­to de esta infec­ción víri­ca. Tam­bién abra­za­mos a su madri­na Gem­ma Domenc que siem­pre le ha dedi­ca­do boni­tas pala­bras. Y el salu­do más cari­ño­so para “Garam­ba” que des­de don­de esté segui­rá velan­do para que sus com­pa­ñe­ros de jue­gos no se peleen.