Tris­te­men­te el goteo de huér­fa­nos que no cesa… en estos días ha lle­ga­do otra peque­ña pro­duc­to del con­su­mo de car­ne de sel­va. Se mata a los chim­pan­cés adul­tos para este moti­vo y los peque­ños se inten­tan ven­der a tra­vés del trá­fi­co ile­gal.

Pró­xi­ma­men­te os con­ta­re­mos más sobre ella, de momen­to podéis votar por su nom­bre en la web del CRPL, Lwi­ro Pri­ma­tes. Y pue­des con­tri­buir a que des­de SOS Pri­ma­tes siga­mos ayu­dan­do al CRPL a que sal­ve más pri­ma­tes apa­dri­nan­do una de las crías que tene­mos en nues­tro pro­gra­ma, por solo 5 euros al mes.